¿No sabes cómo decírselo?

Quiero cerveza artesana!

5 momentos en los que disfrutar de una buena cerveza artesana

Cerveza artesana 23 de Enero de 2015

El placer de disfrutar de una buena cerveza sólo es superado cuando disfrutas la misma en momentos de máxima atención sensorial. Hay momentos a lo largo del día que se ven potenciados si al lado tienes una buena amiga, la cerveza. Son infinitas las situaciones posibles, cada cual disfruta de distintas actividades, pero hoy queremos marcar cinco momentos en los cuales la cerveza artesana tiene mucho que decir. Son los siguientes: Después de hacer deporte, En una gran cena, Escuchando buena música, En una conversación distendida de mediodía y Leyendo un gran libro.

5 momentos en los que disfrutar de una buena cerveza artesana

Después de hacer deporte

El running está de moda, pero no sólo de running vive el deporte junto con la cerveza. El almuerzo post partido tradicional de muchas competiciones (futbol, baloncesto, tenis, padel, etc) no es almuerzo si no te sientas con un buen trozo de tortilla de patata, unos huevos fritos y tu cerveza al lado. Solo de pensar en ello, en estos momentos de redacción, ya tengo ganas de empezar a sudar para merecerme semejante trofeo. Bueno, y no sólo deportes de equipo permiten hacer una parada en boxes para coger fuerzas, otros como la bicicleta o la natación también cuentan. Después de muchos kilómetros de carretera, monte o agua, lo que mejor y más se disfruta es una cerveza ligeramente amarga, refrescante y aromática. Te recomendamos para ello una cerveza IPA, como la cerveza artesana Kadabra IPA o una Bitter como Leyenda de Dougalls.

Seas del deporte que seas, no hay mejor tonificante, al menos mental, que una buena y fresca cerveza artesana tras la ducha. Verás como las fuerzas vuelven sin darte cuenta y estás preparado para la siguiente sesión deportiva.

En una gran cena

Y decimos gran cena, no en una cena cualquiera. En las cenas cualquiera tómate otra cosa, lo que quieras, pero en las grandes cenas no puede faltar una buena cerveza artesana. Las buenas cenas, los buenos comensales, los buenos amigos y las buenas risas y conversaciones se merecen buenas cervezas artesanas. No puedes dejar espacar este detalle, debes tener enfriando en la nevera unos cuantos botellines, aptos para cada momento de la cena. No es lo mismo la ensalada que el postre.

Y siquieres una cena cooperativa, en la que todos disfrutéis de todo, también os recomendamos el formato de 75cl. Es el mejor para este tipo de eventos, así podeís disfrutar varios de vosotros de la misma cerveza, sin tener que consumir, si no queréis los 33cl. de cada botellín. Es un volumen perfecto para 3 o 4 personas. Verás como las cenas son más intensas cuando pones sobre el mantel buena cerveza artesana de 75cl.

Escuchando buena música

La música es un fiel compañero en el día a día de millones de personas en todo el mundo. Cada lugar, cada momento, cada cultura tiene unas melodías especiales con las que disfrutar del devenir del tiempo. Si nos centramos más en la nuestra, las posibilidades siguen siendo inmensas. La música es universasl, pero la que a ti te gusta es única. Sentarte en el sofá con una copa de cerveza cerca, poner música de ambiente, esa música que te relaja, que te motiva, que te hace pensar, que te hace sonreir, que te hace llorar, que te hace disfrutar,..., en definitiva, que te hace vivir es la mejor posible, sólo falta la cerveza cerca. Verás como el maravilloso sabor que ya de por si tiene esa cerveza artesana, tu favorita, se ve exponencialmente aumentado. Cuando vives con intensidad emocional los momentos, todo a tu alrededor adquiere un colo más vivo.

Llevamos un tiempo elaborando la BSO de la cerveza artesana, un disco cervecero donde se recopilen las canciones favoritas de las personas que quieren a la cerveza artesana. Cerveceros, blogeros, amantes de la cerveza artesana y muchos más. Hemos creado una lista en Spotify donde puedes escucharla. Seguro que encuentras una que te guste, y si no está, háznoslo saber. Usa el Hastag #CancionesParaUnaCerveza en Twitter, en la cuenta @soloartesanas.

Música y cerveza artesana, una excelente pareja de reparto. Son muchas las cervezas artesanas que puedes disfrutar, pero nos vamos a atrever a recomendarte la cerveza artesana fácil de beber como La Virgen Lager.

En una conversación distendida de mediodía

Son muchas la voces que hablan sobre lo fácil que sería llegar a acuerdos en muchos de los ámbitos de la vida si en las conversaciones y negociaciones hubiera una cerveza en la mano de las personas responsables. No vamos a exagerar y hacer una consulta en change.org para que en todas las reuniones importantes sea obligatoria servir una cerveza artesana, no estamos tan locos para aseverar tal cosa, pero si nos gustaría invitar a reflexionar sobre los momentos en los que has estado incómodo en una conversación con una cerveza al lado. Verás que no encuentras muchos, y eso es porque la cerveza tiene una sustancia invisible, al estilo del Bosón de Higgs, que acelera el ritmo de la vida o la pausa, según sea necesario.

Ahora piensa en un día soleado de primavera o de otoño, de mayor calado melancólico, en la que te desnudas metafóricamente; la parte literal es opcional y depende de factores que se nos escapan de nuestras manos, lo que llaman variable no controlable. Lo dicho, te encuentras con gente con la que disfrutas, con la que te apetece estar, de la que ansías escuchar cualquier cosa que surga. Son conversaciones con miga, en las que la lengua se suelta cuando tienes una dosis de la poción mágica de la cerveza artesana. Te recomendamos para ello una cerveza de trigo, una cerveza rubia, refrescante y aromática como Milana Trigo.

Leyendo un gran libro

Quizá sea aquella a la que estemos menos acostumbrados, pero hay que decir que es la más placenteras de todas, más si además se acompaña de música de ambiente por detrás. Saborear una cerveza mientras recorres las líneas de una novela que te engancha, o de un ensayo interesante, o de un comic divertido, o de un intenso método de inglés, o de una obra de teatro, o de un texto académico, o de... El nivel de concentración será mayor, pruébalo y verás. Lo único que te sacará del libro será el acto de coger con la mano la jarra de cerveza y llevártela a la boca para paladearla. Y será tan automatizado y tan integrado en la acción, disfrutarás tanto de la acción que te sumergirás en una burbuja de la que sólo saldrás cuando termines tu cerveza artesana. Así que bebe a pequeños sorbos, que dure, por ello te recomendamos una cerveza negra, con mucho cuerpo, como la cerveza artesana Black Block de La Pirata, una Imperial Stout de 120 IBUs y más de 11º de graduación.

Ves que son cinco momentos increibles para disfrutar de una buena cerveza artesana, pero son sólo cinco, cincos nuestros. Los tuyos pueden coincidir o no.

¿Nos los cuentas?