¿No sabes cómo decírselo?

Quiero cerveza artesana!

Cada vez somos más los que disfrutamos de la buena cerveza

Cerveza artesana 21 de Abril de 2015

Recientemente se ha publicado un informe sobre el consumo de cervezas y otras bebidas alcohólicas desde el punto de vista de los ingresos tributarios. Así la Agencia Tributria ha expuesto que en el año 2014 ingresó gracias a esta bebida, la cerveza, 293 millones de euros. Y eso se debe a que su consumo en España en el mismo periodo de tiempo ascendió a 3.408 millones de litros, ¡Casi nada!. Todo esto implica que nos toca a casi 73 litros por ciudadano... Bueno, no vamos a especular vanalmente, también habrá que pensar en todos los extranjeros que vienen a España de turismo, ¿no?

Sea como fuere, y saliendo de las cifras, que no dejan de ser frías, es cierto que la sensación generalizada es que la cerveza está creciendo cual adolescente:

  • Aumenta su producción.
  • Aumenta su consumo.
  • Aumenta su apreciación como producto.
  • Se empieza a ver sus caualidades nutricionales.

Resumiendo: La cerveza se ha está empezando a hacer mayor de edad.

La cerveza. ¿Por qué?

Son tantos y tan personales que es prácticamente imposible hacer un listado de todos ellos, y su estudio por separado tampoco genera una impresión verdadera del comportamiento de la demanda de cerveza. Y la demanda crece, pero lo hace porque también lo hace la demanda, y además lo hace de forma excepcional. Y la mayor parte de la culpa de esto último la tienen las microcerveceras, mejor dicho, las personas que lo forman. ¿Cuantas micros han abierto en España en los últimos años? Cientos.

La cerveza artesana es el núcleo fundamental de que estemos donde estamos, batiendo records de consumo. La oferta y la calidad que muestra, está generando una cultura cervecera cada vez mayor entre todos nosotros. Las ferias de cerveza artesana se multiplican, las tiendas de cerveza también, los libros dedicados a estas se cuentan por decenas año a año. Y qué decir de las cervezas, hace pocos años se podían contar casi casi con los dedos de la mano la cantidad de cervezas ofertadas en el mercado, y en muchos casos de una calidad... bajilla. A día de hoy esto ha cambiado, y esto se debe a varios factores:

  • Hemos salido de España, hemos conocido qué se hace fuera.
  • Hemos copiado, adaptado y ofrecido la cultura cervecera del norte de europa principalmente.
  • La gente que gusta de una buena cerveza ha descubierto que hay vida más allá de las comerciales.
  • La cultura cervecera, el conocimiento y la afición por una buena cerveza ha ido creciendo (Y así sigue).
  • Y cuando la exigencia aumenta la calidad del producto también lo hace.

Al final todos ganamos, porque disfrutar de una buena cerveza, en el fondo, no tiene precio.