¿No sabes cómo decírselo?

Quiero cerveza artesana!

Cerveza Artesana vs. Cerveza Industrial

Cerveza artesana 12 de Enero de 2015

Hombre debate cerveza artesana industrial

Desde hace unos años se ha ido intensificando el debate entre las cervezas artesanas, las industriales y las diferencias entre unas y otras. ¿Por qué es mejor la cerveza artesanas que la industrial? Nos sobran razones para responder esta pregunta. Sin embargo, y buscando salir de la confrontación que existe entre ambos bandos, vamos a vender la cerveza artesana por lo que vale, no por lo que las otras dejan que desear.

Sí, lo sentimos, podríamos hacerlo, y lo hacemos realmente cuando disfrutamos de una buena cerveza artesana, momento en el que se nota realmente la diferencia, pero no ahora. No vamos a dar palos a los demás. Vamos a aplaudir las cosas bien hechas, vamos a dar visibilidad a aquellos que lo merecen, a los que se esfuerzan por hacer bien su trabajo, vamos a felicitar a los que conocen cómo se hace cerveza, vamos a dar una palmadita en la espalda a los cerveceros artesanos. Aunque realmente la mejor felicitación es que mires, pruebes y disfrutes de su obra. Sí, la cerveza artesana es una obra de arte de museo con caché. Aunque al igual que cuando visitas el museo ves obras malas, regulares, buenas, muy buenas y únicas, en el sector de la cerveza artesana nos encontramos con el mismo cuadro. Para que aprecies la buena cerveza de verdad, antes tienes que haber conocido otras peores. Y bueno, si en el mundo artístico no está nada escrito, y todo depende de los ojos que observan la obra, lo mismo podemos decir de los que prueban la cerveza artesana, depende del amante de la cerveza, del Beer Lover, mejor dicho, del #CraftBeerLover.

A partir de ahora la lectura se va a centrar en mostrarte algunos puntos que hacen de la buena cerveza artesana algo único, y nos gustaría destacar los siguientes:

Fórmula de elaboración

Formula cerveza artesana agua

Hablando de fórmula hacemos referencia a la temperatura, a los lúpulos usados, a las maltas seleccionadas, a la levadura y al agua. Podríamos haber dicho que incluso el agua es importante, pero no, el agua probablemente es lo más importante. Históricamente las cerveceras tradicionales de cada país se han asentado en las zonas con recursos hídricos suficientes para preparar la mezcla. Y quien dice esto, tiene que hacer referencia a las condiciones especiales de cada gota de H2O. No es el mismo agua el que baja de los alpes, qué el que se encuentran en Alemania, como el que recorre el territorio irlandés. Cada una de ellas tiene una serie de propiedades complejas que, sin ser estrictamente puristas, definiríamos como sus parámetros físico-químicos. Es decir, en qué compuestos como el calcio, sulfatos, sodio o sales minerales, entre otros compuestos, es rica. En el blog de Triplenlace nos hablan, por ejemplo de que el agua de Dublín es rica en calcio y pobre en sulfatos, ideal para preparar unas buenas cervezas Stout; mientras que en Plzen el agua es pobre en minerales, lo cual hace que se puedan elaborar con mejores condiciones las archiconocidas Pilsner.

Conocer el agua con el que se va a desarrollar la obra es fundamental para un resultado óptimo. Los cerveceros artesanos lo saben, lo controlan, y muchos de ellos, además, juegan con esa baza para diferenciar sus productos. ¡Existe la cerveza hecha con agua de mar!

Dejamos el agua y vamos a la malta.

La Malta

Si hablamos de malta, no hacemos otra cosa que hablar de los granos de cereal (cebada, trigo, avena, arroz, maiz, etc.) de los cuales, y a través de un proceso de malteado empieza a "cocerse" lo que después vas a disfrutar. El malteado consiste en:

  • Mojar los granos de cereal con agua.
  • Esperar a que germinen.
  • Cuando esten germinando, parar el proceso y secarlos.

Malta de cebada para hacer cerveza artesana

Ahora, esta malta, ya ha comenzado a soltar y liberar azúcares y almidones, algo totalmente necesario para que en el proceso de fermentación se desarrolle. Dejando las clases de física y química aparte, que no son el centro del presente artículo, como en cualquier plato de comida, o de un producto cualquiera en general, de su materia prima depende la calidad de éste. Si se hace uso de buenos recursos, la camiseta, el plato de ensalada o un coche serán dignos de comprar y consumir. ¿Por qué? Porque el cliente aprecia la calidad del producto. Con la cerveza pasa lo mismo, hacer uso de buena materia prima, de buena malta, es clave para que el resto del proceso derive en una gran cerveza que sea merecida disfrutar. Haciendo un simil... En el sector del automovil hay coches, baratos, de precio medio, y superiores a la media. Si un coche es barato hay dos opciones:

  1. Se han equivocado a la hora de poner el precio.
  2. Existe algún defecto/tara/característica que hace que ese precio baje.

Insistimos, con la cerveza sucede lo mismo (y con la leche, y con la fruta, y con... en general cualquier producto agroalimentario). Si se reduce la calidad del proceso, entonces es posible venderlo a un precio menor. Pero si se apuesta por la calidad, las materias primas son mejores, y como en todo, eso se paga. La cerveza artesana no es un producto que se venda al mismo precio que la industrial. La calidad se paga. Quizás estés pensando, pero... ¡Es qué hay algunas cervezas que no justifican el precio! Te damos la razón, así es. Pero recuerda, y volviendo al sector de los coches. ¿Cuantos de ellos son caros y... no muy buenos? Varios. A veces hay alguna que destaca negativamente, pero al final el consumidor, es, eres, soberano. Y esa cerveza tenderá a desaparecer del panorama cervecero.

Al fin de cuentas, casi todo, por no decir todo, depende de...

El amor

Amor, pasión y ganas del cervecero. El entusiasmo con el que un artista trabaja en su obra marca claramente la calidad y los trazos que da en ella. Al mismo nivel, pero centrando el foco en la cerveza artesana, hablamos del maestro cervecero. Cuando se trabaja con esmero, se estudia la materia prima y se tienen muy claras las ideas, el trabajo seguro que es notable. Quien no se conforma, quien estudia, quien busca, es el que encuentra. Y ellos encuentran, pero el principal beneficiado eres tú, tu eres el que vas a encontrar un sabor que, de otra forma, no habrías disfrutado.

Beer Love y cerveza artesana

El amor es lo que hace que los proyectos (personales o materiales) sigan adelante, el amor, las ganas, el entusiasmo, es lo que hace de cada producto único. El maestro cervecero cree en lo que hace, y quiere enseñártelo, quiere que tu mismo lo compruebes con tus manos cinco sentidos. Disfruta de su obra, disfruta de la cerveza artesana.

No trabajan a gran escala, no buscan entrar en el juego de las economías de escala, buscan producir bueno, qué guste y venderlo. Y en el proceso obtener un más que lícito rédito con el que vivir, mejor o peor, en función del éxito alcanzado. Esto no implica para que existan cerveceras artesanas de gran tamaño, las hay, pero no las hay enormes como en el caso de las industriales. Es imposible garantizar la calidad del producto cuando se crece y se sobrepasa un nivel de producción determinado.

Lo dicho, amor, mucho amor. De aquí nace la cerveza, pero nos hace falta un poco de amargor, ¿No? Vamos a llamar al Sr. y la Sra. Lúpulos.

El lúpulo

Un toque amargo no está mal para nada. Saber hacer uso este recurso es fundamental para que la obra final sea reconocida por todo el mundo. El lúpulo, para los que no lo sepáis, es una planta, de la cual, se recogen sus flores, y de las cuales, una vez correctamente secadas, se obtiene lupulina, que realmente la sustancia que le da ese amargor y sabor tan característico a la cerveza artesana. Lúpulos hay muchos, y de su mezcla y de cómo se utilicen en el proceso de elaboración, dependerá tanto el amargor como el sabor que tenga el líquido de malta de cereal.

Lúpulo Hop Cerveza Artesana

Agua, malta de cebada, lúpulo y...levadura. Por resumir, y no dejarla fuera, decir que la levadura es la que hace que la cerveza tenga alcohol. Transforma el azúcar liberado en el malteado en alcohol mediante el proceso de fermentación. De como se haga, por supuesto, también depende el resultado final de la cerveza.

Concluyendo

Existen mil formas de elaborar una cerveza. No vamos a catalogarlas de mejores ni peores, pero si que lo vamos a hacer en función de la calidad del proceso, de las materias primas y del amor cervecero puesto en la obra. Y es aquí donde la cerveza artesana gana de goleada.

La cerveza artesana:

  1. Cuida el proceso de elaboración al milímetro. Saben que de ello depende en un alto porcentaje la calidad del producto final.
  2. Hace uso de ingredientes y materias primas de calidad. A mejor componente, muchas más posibilidades de que el producto final sea un éxito rotundo.
  3. El amor. Cuando en cualquier acción no sólo se pone el 100% de la voluntad, sino que además se le suma conocimiento y cariño, el resultado final es mejor.

Disfruta con moderación de la cerveza artesana.