¿No sabes cómo decírselo?

Quiero cerveza artesana!

Cervezas, cervecitas y cervezones

Cerveza artesana 21 de Junio de 2015

Cuando de la cerveza se refiere hay que tener muy en cuenta el uso lingüístico del que se hace uso en relación a su acepción. Para ir introduciéndonos en su gramáticalidad sin que se nos trabe la lengua, acudimos en primera instancia a los tribunales de la lengua y el conocimiento. En representación de la lengua española, la RAE y en representación del conocimiento universal, Wikipedia, reciente galardonada con el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

La RAE define la cerveza como...

"Bebida alcohólica hecha con granos germinados de cebada u otros cereales fermentados en agua, y aromatizada con lúpulo, boj, casia, etc."

En Wikipedia lo hace de la siguiente forma:

"La cerveza (del celto-latín cerevisĭa) es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón es fermentado en agua con levadura (básicamente Saccharomyces cerevisiae o Saccharomyces pastorianus) y frecuentemente aromatizado con lúpulo, entre otras plantas."

Como véis, la diferencia no está en el contenido, qué es el mismo, sino en la forma de expresarlo, aunque bien es cierto que en Wikipedia ese primer párrafo es más completo. ¿Qué queremos decir con ésto? Simplemente que los tiempos cambian, las formas de expresarse también, pero lo importante, la cerveza, no.

La cerveza, la buena cerveza, la de verdad

¿Ha cambiado la cerveza a lo largo de los siglos?. La respuesta es no, lo que ha cambiado es la forma en que la socidad la disfruta y la observa. En el proceso se han cambiado fases, se ha mejorado, pero siempre desde un punto de vista "científico" con el objetivo de mejorar, no de cambiar. Los que hemos cambiado somos nosotros.  Hace unos cuantos siglos la cerveza era considerada como una parte importante en la dieta de muchas personas, era, y sigue siendo, un alimento. Nada de ocio, pura necesidad.

¿Quién, a día de hoy, toma cerveza por necesidad? [Silencio]

La cerveza, desde un punto de vista puramente instrumental es un medio, siempre lo ha sido, para alcanzar un fin. Y eso es lo que ha cambiado, y cambiará con el paso de los años. Actualmente no es otra que la de, o mejor dicho, la cerveza nos permite pasar un buen rato. ¿Es algo tan sencillo? Sí, tan sencillo y tan bonito. El desarrollo social, económico, cultural y emocional nos ha permitido disfrutar de una vida (en general) mejor, más acomodada. Sí, con penurias, pero ya quisieran muchos reyes de la antigüedad tener la vidad, y las cervezas, que tú tienes. Y quién dice reyes dice personas con poder.

La cerveza, un arma de máximo placer

Cuando la necesidad extrema no urge el ser humano puede hacer acopio de un bien escaso como es el tiempo. Cógelo, atrápalo, enciérralo, enfríalo y sírvelo en forma de cerveza. ¿Alguno de vosotros conocéis una sola situación de tristeza, desgana, desasosiego, etc. en la que se tome cerveza? La respuesta es no, para estos casos se toman bebidas destiladas, sin entrar en nombres. Sólo se disfruta de una cerveza en estos casos cuando se busca una transmutación del alma, una transformación de ser triste a ser, cuando menos, optimista. Ya en otro post tratamos el uso de la cerveza desde el punto de vista de la felicidad, la creatividad,...

Queda prácticamente demostrado que la cerveza es un arma de diversión, de búsqueda de la felicidad, de optimismo incalculable.

Hablemos de cervecitas y de cervezones

Últimamente en distintos ambientes felices, se escuchan dos términos que se confunden bajo el mismo objetivo. Son cervecitas y cervezones. Bajo nuestro punto de vista el uso de estas palabras hace que aunque suenen parecido, se parezcan lo que una comercial a una artesana: Nada. Cuando la gente, así en general, habla de cervecitas, lo hace bajo la expresión "vamos a tomar unas cervecitas". O lo que es lo mismo, bebamos cerveza industrial.  Eres libre de hacerlo, por supuesto, pero eso no tiene nada que ver con disfrutar de unos cervezones. Disfrutar de un cervezón es un proceso de búsqueda intenso de la felicidad a través de los 5 sentidos (el tema de los cinco sentidos y la cerveza da para un post bastante extenso. Lo trabajaremos más adelante).

Los cinco sentidos son, como ya sabes: Visión, audición, gusto, olfato y tacto.

La relación de los sentidos y los cervezones

Disfrutar de un cervezón es una experiencia que conecta al ser humano con los 5 sentidos de una forma que pocas cosas más lo hacen.

  • Vista: Ves la cerveza, te gusta el formato, la botella, el vaso, la espuma, el color, las burbujas de CO2 natural que ascienden (y descienden). Te las estás "comiendo" con los ojos. No puedes más, tienes que...
  • Olfato: Las notas recorren el ambiente, la sala se inunda de una sensación mayor. Cítricos, tostados o café. No importa, al final vas a...
  • Gusto: Ese primer instante en el que recorre la cerveza tu paladar es indescriptible. Simplemente disfrútalo, saboréalos, siéntelo.
  • Tacto: Coger la cerveza, llevarla a la boca, sentir su cuerpo, disfrutar de su carbonatación. Qué imporntante es.
  • Oido: El silencio. Sí, has leido bie:. El silencio. Cuando disfrutas de un cervezón todo tu cuerpo deja de ver, sentir y analizar lo que ocurre fuera de él, el silencio ha llegado, el placer es máxime, el quintto y último sentido completa a los anteriores.

Ya ves, las cervezas y los cervezones son los que te plantean una experiencia única, lejos del vacío mundo de las cervecitas. Y para muestra... Éste vídeo que ha recorrido la red a toda velocidad. ¡Qué mejor forma de demostrar todo lo narrado anteriormente!